¡A tomar té!

0
31

Hace tiempo que tomar té dejó de ser tan simple como echar una bolsita en agua caliente para pasar el frío. Sus propiedades vienen desde tiempos ancestrales y tienen sus orígenes en la cultura china. Se dice que el emperador Shen Nung fue quien descubrió el té por medio de la casualidad, ya que al estar bebiendo agua hervida junto a un árbol de té silvestre, unas hojas cayeron al líquido gracias al viento, lo que volvió al agua deliciosa y relajante.

Desde entonces al té se le han atribuido propiedades desde medicinales hasta placenteras, sin embargo, todos los tipos de té provienen de las hojas de la Camellia Sinensis y se clasifican en tres: negro, verde y oolong. No obstante, existen alrededor de 3.000 variedades de té que se clasifican según su clima, región y condiciones de suelo.

El té negro se obtiene gracias a la trituración y a la exposición al aire de las hojas recién cosechadas y tiene propiedades antioxidantes, puede resultar muy efectivo para combatir problemas estomacales debido a su capacidad astringente. Además, el té negro puede ayudar a perder peso, ya que es diurético y saciante.

tasa de té sobre plato - blogueras

Para obtener el té verde, las hojas son calentadas con vapor. Entre sus propiedades están la de ser uno de los antioxidantes más poderosos, como posee cafeína, ayuda a la concentración y al trabajo mental. Además, existen estudios que demuestran que el té verde podría ayudar a la prevención de caries, a perder peso e incluso sería anticancerígeno.

El té oolong se obtiene de la misma manera que el té negro, pero el tiempo de procesamiento enzimático es menor. Sus propiedades son: reducir problemas cardíacos, ayudar a los procesos digestivos, tiene propiedades rejuvenecedoras, regula el colesterol, ayuda a mantener una dentadura saludable, entre muchas otras.

Chile es el país más consumidor de té de Latinoamérica según cifras de Euromonitor International y se espera que el consumo de té siga aumentando, ya que cada vez la población está más preocupada de los temas de salud y, además, el ambiente económico es propicio para este producto.

Pero si tú aún no entras en este mundo, te recomendamos algunos pasos a seguir:

  • Identificar tus sabores preferidos: dulces, amargos, frutales o de especias.
  • Puedes partir desde los más fuertes, es decir, primero el té negro, luego en oolong y, por último, el té verde
  • Seguir el tiempo recomendado de infusión según cada tipo de té.
  • Te recomendamos tomarlo sin nada, aunque lo puedes acompañar con leche
  • Para endulzarlo, te recomendamos usar miel o azúcar cristalizada para mantener el sabor del té.

¡Solo nos queda disfrutar de las maravillosas propiedades de esta planta, a tomar té!

DEJA UNA RESPUESTA