Las dietas, nuestras aliadas para perder peso o nuestras enemigas cuando abusamos de ellas

0
496

Las dietas, nuestras aliadas para perder peso o nuestras enemigas cuando abusamos de ellas

La palabra «dieta», evoluciona desde la antigua palabra griega: dayta, que significa “régimen de vida”. Actualmente lo asumimos como sinónimo de régimen alimenticio, que hace alusión al conjunto, combinación y cantidades de los alimentos que se consumen habitualmente.

Las dietas se consideran equilibradas si conllevan los nutrientes y energía en cantidades tales que dejan al organismo desarrollar su actividad diaria en un contexto de salud física y mental.

Dieta_Blogueras

Una dieta equilibrada es particular para cada persona ya que tiene que adaptarse a su situación de salud, sexo, y edad. No obstante, existen múltiples factores (sociales, geográficos, patológicos, económicos, etc.) que influyen en el equilibrio de ésta.

Si disfrutaste este dieciocho a concho y  no te privaste de nada, eso incluyó comer en grandes cantidades, empanadas, asados, anticuchos, choripanes y otros deliciosos manjares, estos tuvieron el efecto de relajarnos, darnos placer y… ¡aportarnos algunas calorías extra a las que  no estábamos acostumbrados!

Al regresar, toda la alegría desaparece en cuanto nos miramos en el espejo. Es que, cuando engordamos cuatro o cinco kilos de golpe, nos desesperamos porque la ropa no nos entra, nos cuesta agacharnos para atarnos los cordones de las zapatillas y, fundamentalmente, nos sentimos “feas”. Pero antes de iniciar una dieta para adelgazar hay que buscar cuidadosamente hasta encontrar aquella que mejor se adapte a nuestros hábitos, nuestra forma de vida y, sobre todo, a nuestras “debilidades”. Siempre será más fácil seguirla si contemplan, entre sus alimentos, aquellos que son de nuestra preferencia.

Una vez elegida la dieta y antes de iniciarla, es necesario que se realice un chequeo con su médico de confianza. Jamás debe comenzarse una dieta sin saber en qué estado está el organismo. Partimos de la base de que usted está sano ya que, si padece alguna enfermedad, no debe seguir ninguna dieta que no esté indicada por su médico especialista.

dietas3_blogueras

Por último, sugerimos que las personas poco acostumbradas a privarse de comidas abundantes no se tienten con regímenes austeros como el de la dieta líquida. Según su personalidad, puede resultar más efectiva una dieta que va haciéndolo bajar de peso lentamente a una dieta shock, que puede producirle posteriormente ansiedad y, en consecuencia,  el temible efecto “yo-yo”.

Te dejamos una dieta con la que puedes comenzar a modificar tu alimentación

LA DIETA CHINA

– Aconsejada para: quienes quieren, además de adelgazar, reponer energías.

– Contraindicada para: quienes no son muy afectos a las verduras ni al pescado.

– Tiempo de duración: conviene hacerla una semana por mes.

La Dieta china se basa en mantener el equilibrio entre el ying y el yang. Para ello combinan cinco tipos de alimento que se corresponden con los cinco elementos. Los cinco grupos son: dulce (tierra); amargo (fuego); agrio (madera); picante (metal) y salado (agua).

Ejemplo de dieta

–   Día 1 Desayuno:

– 1 taza de café o té (sin leche ni azúcar).

– Pan integral, muy tostado, con mantequilla (no margarina), 1 a 3 rebanadas.

–  o 3 frutas secas.

–  o un plato de frutas semiácidas (manzana, pera,  ciruela, etc.).

–  o 1 a  2 plátanos maduros.

–  o 1 taza de ensalada de frutas de estación.

Almuerzo

– 1 vaso grande de jugo de zanahorias fresco o una ensalada de verduras crudas con aceite de oliva y limón  o 1 plato de frutas semi ácidas.

– 150 g de pescado asado o hervido, o pollo sin piel o carne magra.

– Un puñado de  nueces o almendras.

– Té o café sin azúcar.

Cena

– 150 g de pescado fresco, al vapor, con salsa de jengibre o 150 g de tofu (queso de soya) o camarones frescos  ligeramente salteados con ajo y jengibre.

– Verduras frescas  al estilo chino (ligeramente salteadas).

– Una ensalada de vegetales crudos,  si se desea.

– Un vaso de agua mineral o té (sin azúcar).

Principios de la dieta

• Combine en las comidas principales alimentos tibios, frescos y calientes.

• Cocine las verduras al vapor.

• Aplique el concepto Yin-Yang: (caliente al fuego el agua y cuando hierva, eche recién las verduras).

• Utilice aceite o margarina en vez de mantequilla o grasa animal.

DEJA UNA RESPUESTA