La leche un indispensable para una colación escolar saludable

0
5743

En época de regreso a clases, la Federación Panamericana de Lechería, FEPALE recomienda que la leche y los derivados lácteos deben estar siempre presentes dentro de la colación saludable. Y es que según el Lic. en Nutrición Rafael Cornes, Coordinador de la Campaña “Sí a la Leche!” para América Latina, el consumo de leche en las primeras etapas de la vida es fundamental para lograr un adecuado crecimiento y desarrollo de la masa ósea del niño y prevenir así patologías que se presentan en la vida adulta como la osteoporosis y algunas enfermedades crónicas no transmisibles.

Por su parte el Dr. Santiago Muzzo, del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Chile (INTA), recuerda la importancia del consumo de este alimento ya desde el embarazo. “La mineralización ósea (MO) se produce debido a un proceso continuo de formación y resorción ósea, necesario para mantener una adecuada homeostasis de calcio y de fósforo y una adecuada matriz y mineralización ósea. La acreción de calcio al hueso va cambiando a lo largo de la vida, así, durante la etapa de crecimiento es muy intensa especialmente en el último trimestre del embarazo, los primeros 2 años de vida postnatal y la pubertad”.

En este sentido, es importante destacar que en la concepción queda determinada en los genes la masa ósea máxima que tendrá una persona, la que puede variar de acuerdo a la influencia de factores ambientales. La masa ósea máxima (MOM) se adquiere habitualmente entre los 25 y 30 años de edad, para iniciar desde la cuarta década una disminución paulatina e irreversible, propia del envejecimiento.

El calcio y el fósforo son fundamentales para la mineralización de los huesos. El calcio además participa en reacciones enzimáticas, secreciones hormonales, neurotransmisores, contractibilidad muscular, coagulación sanguínea y es el principal catión de la estructura cristalina del hueso.

El niño y el adolescente tienen un balance de calcio positivo, debido a que la formación supera a la resorción, mientras que el adulto joven presenta un balance de calcio cero, para después de la cuarta década de la vida hacerse negativo debido a una mayor resorción ósea.

En la adolescencia la absorción neta de calcio aumenta al 30%, sin embargo si reciben ingestas muy bajas de calcio (< de 500 mg/día) logran un balance menos positivo que los niños menores. Una baja ingesta de calcio lleva a una menor MO y densidad mineral ósea (DMO), que favorece una osteoporosis a edades más tempranas, información que adquiere mayor relevancia tomando en cuenta que según un estudio del INTA y Tetra Pak, en la actualidad, niños y jóvenes sólo cubren un 40% de sus necesidades de calcio en nuestro país.

Un adecuado peso de nacimiento, una nutrición adecuada de proteínas, calorías y de calcio, una actividad física suficiente, junto a un buen estado de salud, constituyen las condiciones ideales para expresar al máximo el potencial de mineralización ósea, obtener una masa ósea máxima lo más alta posible a la edad de adulto joven y así retrasar la edad de aparición de la osteoporosis, disminuyendo la morbimortalidad por fracturas del adulto mayor.

Sí a la Leche
Estas informaciones son parte de la Campaña Panamericana de consumo de lácteos “Sí a la leche”, creada por la Federación Panamericana de Lechería www.sialaleche.org, una organización que reúne a los principales actores de la cadena láctea de las Américas. Esta actividad es apoyada por Tetra Pak y tiene como objetivo contribuir a fomentar un adecuado consumo de productos lácteos en la población general, a la vez que coordina acciones en conjunto con diferentes instituciones del sector lácteo a nivel panamericano y brinda información técnica a profesionales de la salud, padres y docentes, sobre los beneficios del consumo de productos lácteos para la salud humana.

Siga la Campana Si a la Leche en las redes sociales: Blog, Facebook, Instagram, LinkedIn
Programa Latinoamérica Cocina con lácteos / Recetas lácteas: YouTube