¿Cómo encontrar el equilibrio de tu piel con el paso del tiempo?

0
258

Posterior a los 40, la piel se vuelve opaca y con poros dilatados, y la zona crítica es el cuello. Para poder terminar con estos problemas, se puede hacer láser, ultrasonido o tratamientos de relleno. En este sentido, existen cada vez más técnicas especializadas.

En cada etapa de nuestra vida convivimos con nuevos desafíos, inquietudes y también con algunas preocupaciones. Sin tener que saltarnos etapas y vivir de acuerdo a nuestra edad, quienes se encuentran en los 40 años y más, quieran o no quieran deberán encontrar el equilibrio y recibir el cambio en su piel, propio de la edad y la llegada de la menopausia.

“Es a esta edad cuando las mujeres debemos enfrentar cambios en la calidad de la piel y nos enfrentamos a un rápido envejecimiento, influyendo en ello nuestra genética y el proceso intrínseco y natural de cada uno”, comenta la doctora Carmen Moren.

Y, agrega, “La dermis pierde elasticidad y firmeza por la degradación de los elementos de sostén como el colágeno y, al caer por esta flacidez se crean surcos en distintas zonas del rostro. Si, además, la persona se ha sobreexpuesto al sol, comienza a verse el daño acumulado durante años, aparecen pecas, manchas, venias, piel áspera, y arrugas finas”.

Si a ello agregamos otros factores como el tabaco, una dieta pobre en proteínas o el exceso de alcohol este proceso de envejecimiento natural se acelera.

¿Qué hacer entonces? La reconocida doctora Carmen Moren explica que para combatir la evidente flacidez facial, la caída de la nariz por pérdida de soporte óseo o el empequeñecimiento de los ojos y la pérdida de definición de su contorno mandibular, lo mejor es tensar la piel y activar la producción de colágeno.

Para ello, la Clínica de la Doctora Carmen Moren cuenta con diferentes alternativas de tratamiento, destacando:

· Ultherapy: tratamiento ultrasonido que permite tensar y realizar un lifting sin cirugía en una sola sesión.

· Lifting Líquido en 3D con ácido hialurónico especial. Ideal para elevar las estructuras faciales caídas, combinando con células madre plasma rico en plaquetas, ácidos hialurónicos de hidratación y re densificación o vitaminas.

· Hilos Tensores, combinados con hilos revitalizantes y redensificantes. Elaborados con material reabsorbible. Fomentan la producción de colágeno, cuyo resultado es una piel redensificada, más firme, luminosa y rejuvenecida.

· Botox. Utilizando con efecto lifting en puntos que permiten que se produzca la elevación de ciertos músculos, además de aplicar en el cuello, para eliminar arrugas y proporcionar un aspecto más juvenil en la piel.

· Sueroterapia. Complementos vitamínicos que se aplican vía endovenosa capaces de reparar la piel más deteriorada: la calman, la reparan, la miman, la desintoxican y le devuelven vitalidad y resplandor, según las necesidades de cada cual.

Junto a ello, la doctora Moren aconseja como autocuidados:

· Tener una alimentación balanceada, disminuyendo los carbohidratos

· Protección sola factor 50 diaria.

· Consumir Vitamina C y colágeno hidrosoluble.

· Dormir bien.

· Entrar y tener una actitud de disfrutar la vida, la naturaleza, el trabajo y valorar lo simple.

“Lo importante es tener información y animarse a preguntar, porque el cambio deberá ser progresivo y a conciencia, sabiendo que la belleza es un todo que tiene que ver con nuestra forma de vivir, de sentir y de cuidarnos”, recomienda la especialista.

Mayor información en www.doctoracarmenmoren.com

DEJA UNA RESPUESTA