Cómo combatir la celulitis durante el invierno

0
205

Si pensaste que sólo debías preocuparte por la celulitis en verano, estás muy equivocada, ya que durante el invierno esta inflamación de la piel está tan presente como en las épicas de pleno sol. Es por eso, que es inútil comenzar a disimularla uno o dos meses antes del verano, ya que el resultado no va a ser el más satisfactorio.

La Doctora y Directora Médica de Central Klinic, Alejandra Ríos, define a la celulitis como “la inflamación aguda de los tejidos blandos de la piel”. Esta es  de carácter difuso, doloroso y supurativo, y afecta a la dermis y al tejido celular subcutáneo, ubicándose en los muslos, la región glútea y el abdomen.

También es conocida como “piel de naranja” por su textura porosa, “que se debe a un almacenamiento anormal en el tejido conjuntivo cutáneo y subcutáneo; almacenamiento de grasa en los adipocitos (células adiposas de la hipodermis) y de agua alrededor (dermis e hipodermis)”. Además “a medida que crecen los adipocitos, las membranas que los envuelven se deforman y tiran de sus puntos de fijación cutánea, lo que provoca la aparición de bultos”, explica la doctora.

Ríos indica que el problema mayor es que “el proceso se mantiene debido a la obstrucción de la circulación sanguínea con estancamiento de las toxinas, empobrecimiento nutritivo, congestión del gel conjuntivo que pierde elasticidad y aparición de fibrosis”.

Hay que considerar que existen diversos factores que influyen en que una persona tenga celulitis y la cantidad, como: los genes, el género, la cantidad de grasa que contiene el cuerpo, un flujo sanguíneo pobre y deficiente, la edad y el grosor de la piel.

 

¿Cómo tratar la celulitis?
Afortunadamente, es posible prevenir esta inflamación y/o disimularla, siguiendo algunos pasos:

  • Dejar de fumar, evitar el café, el alcohol, los alimentos refinados, fritos y altos en grasas, la ingesta excesiva de sal y el déficit de fibra en la dieta.
  • Beber dos litros diarios de agua.
  • Hacer ejercicio. Correr o caminar es muy recomendable.
  • Evitar el uso de prendas de vestir que se ajusten demasiado al cuerpo, el calzado con tacones altos y las malas posturas.
  • Controlar el estrés.

También existen diversos tratamientos como: carboxiterapia, velashape, presoterapia, mesoterapia, radiofrecuencia, ondas rusas, masaje reductivo, ejercicios con plataforma vibratoria. Estos tratamientos deben ser con previa evaluación de un especialista, ya que no todos los casos son iguales.

 

DEJA UNA RESPUESTA