Biopuntura, una forma natural de eliminar dolores musculares, bursitis y tendinitis

0
14

Las lesiones deportivas, de tendones y bursas y los  dolores musculares pueden ser tratados con una innovadora técnica que responde a una tendencia mundial, como es la de medicina biorreguladora llamada Biopuntura, que es 100% natural y con respaldo científico. Si bien esta lleva varios años en nuestro país, desde 2010 se estandarizó y ya son varios los médicos convencionales que la utilizan en sus terapias.

La doctora Paola Ritter es médico cirujano especialista en medicina física y rehabilitación de la Universidad de Chile. Su especialidad son las patologías en el aparato locomotor crónico,  como tendinitis, bursitis, esguinces crónicos o dolores musculares en diferentes partes del cuerpo. “En relación al intervencionismo del aparato locomotor benigno, la Biopuntura es útil en alrededor del 70% de los casos y, en general, el resultado que uno ve es bueno. La Biopuntura es tan efectiva que a la primera sesión ya se pueden ver los resultados, y muchos pacientes no necesitan una segunda sesión”, comenta.

La Biopuntura fue descrita por el médico belga Jan Kersschot y presentada por primera vez en un simposio médico desarrollado en Bélgica, en 1991. El Dr. Kersschot ha recorrido diversos países enseñando esta técnica y entrenado a médicos de todo el mundo. La Dra. Ritter recibió una formación intensiva en Biopuntura durante viajes realizados a Alemania y Bélgica, donde fue instruida por el propio Kersschot.

La diferencia entre la Biopuntura y la Acupuntura es que “la Biopuntura se basa en principios de medicina tradicional y para llegar a un diagnóstico lo haces a través de medicina tradicional normal, a través de historia clínica, examen físico, apoyo con exámene de laboratorio e imágenes, es decir tal cual actuamos desde la medicina alopática. En vez de inyectar un medicamento con componente químico sintético, se inyectan medicamentos de medicina biorreguladora, pero en los puntos anatómicos estudiados por la medicina tradicional. Son varias punciones, pero en ese sitio. La Acupuntura, en tanto, es una técnica de medicina china, que es milenaria y que tiene otros principios teóricos”.

Para la doctora Ritter, los beneficios de la Biopuntura en su área son varios: es rápida de aplicar y muy bien tolerada por los pacientes, utiliza dosis ultra bajas de medicamentos y de anestésico local, lo que se traduce en que no hay efectos secundarios producto del procedimiento. El paciente no requiere quedar en una sala de observación tras la intervención, después de unos minutos se puede ir de la consulta. En caso de síndrome miofascial (contracturas musculares crónicas), bursitis, tendinitis y esguinces crónicos, yo diría que esas son las patologías en las que tiene mayor eficacia la Biopuntura”, enfatiza.

Una de sus principales características de la Biopuntura es que se inyectan medicamentos que no suprimen las reacciones neuro-inmunológicas del cuerpo ni interfieren con los sistemas de defensas fisiológicos. Lo que se busca con esta terapia es regular los procesos inflamatorios y apoyar los mecanismos naturales de reparación del organismo. Las ampollas que componen los medicamentos contienen dosis bajas de varios ingredientes naturales. Para tratar a sus pacientes con esta técnica, la doctora Ritter utiliza Spascupreel, Lymphomyosot, Arthrozheel y Traumeel, de Laboratorio Heel, líder mundial en medicina biorreguladora.

 

DEJA UNA RESPUESTA